Unas de las últimas tecnologías en el área de la iluminación es el control ajustable de color, y te diremos porque está ganando terreno.

Un control ajustable de color es una opción de iluminación que te permite modificar los grados kelvin de una luminaria.

Los grados Kelvin es la medida que identifica el color de la iluminación que va de amarillo que serían unos 2000 K (una vela) a azul que serían unos 10000 K una pantalla de televisor LCD o CRT).

Esto te permite que puedas generar distintos colores de iluminación en el espacio donde tengas instaladas las lámparas.

Esta innovación viene haciéndose más popular cada día, por los múltiples descubrimientos sobre los efectos de las luces de colores en el humano.

Una de las cosas más atractivas de esta tecnología es el poder de control y las distintas variables que le dan dinamismo a los espacios.

El poder ajustar la intensidad de brillo y el color de una luminaria además de beneficiosos es adictivo para los usuarios.

La luz azul y el ciclo circadiano

La luz azul tiene una particularidad, hace que nuestro cuerpo se mantenga en estado de alerta y con energía.

Esto se debe a que la luz solar al contrario de lo que se piensa no es amarilla, es azul, ya que se mide en unos 5700 Kelvin.

Esta iluminación tiene un rol importante en muchas de las respuestas orgánicas del cuerpo humano.

Estudios han comprobado que la percepción de la luz azul en el organismo hace que se produzca cortisol, un esteroide natural que activa el cuerpo, además esta luz provoca un aumento de la presión arterial.

Por otro lado, esta tonalidad mejora nuestro estado de ánimo y detiene la producción de melatonina, que es la hormona que nos ayuda a dormir.

De igual forma, investigaciones han demostrado que la luz promueve un buen funcionamiento cardiovascular.

Es por eso que algunos gimnasios emplean este tipo de iluminación azul, para promover clases enérgicas y concentrar la energía en el ejercicio.

¿Si la luz azul es del sol dónde queda la amarilla?

Se ha tenido el concepto erróneo que la luz amarilla es igual a la luz del sol, pero como habíamos dicho antes se mide a unos 6500 kelvin.

Entonces, ¿qué podemos decir de la luz amarilla? La luz amarilla al contrario de la azul tiene efectos relajantes.

También la luz amarilla da una sensación de calidez en los espacios donde son colocados y hay varias teorías que sustentan las causas de esto.

Pero la más avalada es la que se remonta a la época de las cavernas cuando nuestro antepasados utilizaban el fuego para calentarse y dormir en las noches frías.

Una luz de una fogata es amarilla y se puede medir entre 2500K y 2700K. este tipo de iluminación provoca relajación en el cuerpo humano.

Luego de saber todo esto debes evaluar si estás utilizando correctamente la iluminación en tu empresa o en tu hogar.

En Supra contamos con luminarias que tienen esta versatilidad y puedes hacer que tus trabajadores estén alertas y concentrados o relajados y cómodos, todo esto desde un dispositivo móvil con el uso de Alba Net.

De igual forma, el equipo de innovación está desarrollando luminarias con la característica de poder cambiar su color para otorgar dinamismo a los espacios.

Además de muchas otras funciones y elementos que puedes descubrir en nuestro catálogo de productos, para ahorrar e innovar.