El alumbrado público es una necesidad que toda ciudad, sin importar su tamaño debe cumplir, en especial dentro de los espacios de recreación como los parques, pues estos puntos suelen ser los preferidos por los amantes de lo ajeno en cuanto cae la noche, afortunadamente ya contamos con un sistema de iluminación público más económico y amigable con el medio ambiente, ideal para cubrir estas necesidades y no dejar un solo espacio en penumbras.

Cuando se tiene pensado crear un espacio como este, no solo se recurre a un paisajismo estético en donde se seleccionan las plantas que en el jardín vivirán, se requiere también de iluminación arquitectónica que ayude a los que transiten por este espacio, alumbrando su camino con los niveles requerido de luminosidad y con la funcionalidad necesaria para que sea seguro.

Para que el alumbrado público sea el correcto en los jardines debe cumplir con ciertas reglas, las cuales enlistamos a continuación:

Dirección:

Elegir la dirección correcta para las luminarias públicas es muy importante pues de este punto depende que la luz realmente cumpla su función, es importante también saber qué es lo que se pretende iluminar con el diseño de alumbrado público, pues generalmente en los parques se colocan fuentes y estatuas como decoración, y la iluminación en este punto adquiere también una función ornamental.

Para  que la luz tenga la dirección correcta, se debe analizar el terreno, saber el nivel de vegetación que obstruye el camino de la lámpara y qué intensidad se necesita para contrarrestar estos obstáculos, la iluminación también debe permitir al transeúnte la identificación de todos los elementos que lo rodean, con el fin de que pueda transitar tranquilo con una visión perfecta de todos los puntos del parque.

Los objetos que con mayor relevancia deben de iluminarse son los letreros, senderos, estatuas, cruces viales, bancos y mobiliario público, esto con el fin de que el usuario del parque pueda tener una mejor orientación y tranquilidad dentro del parque

Seguridad:

Este es sin duda alguna el punto más importante a considerar cuando se hace el diseño del alumbrado públicodentro de un parque, pues su función es precisamente no dejar un punto ciego que pueda representar un peligro para quienes transitan de noche por estos lugares.

El nivel de iluminación recomendado para prevenir y cumplir con los estándares de seguridad, debe tener las siguientes consideraciones:

-El transeúnte debe ser capaz de poder reconocer casi a detalle los caminos y el mobiliario del parque, los colores y los señalamientos.

-La iluminación debe ser constante, dar profundidad y definir los caminos y los bordes del parque que conectan con las calles y avenidas.

-Debe ayudar a reconocer desniveles en el terreno, charcos, hoyos o ramaje suelto que puedan representar un peligro.

-Debe ayudar en lo posible a eliminar sombras que puedan confundir a los usuarios del parque, por lo que un alumbrado puntual es la mejor opción.

-Es mejor que esta iluminación tenga profundidades y niveles, para que no quede un vacío negro en ciertas zonas del parque, pues la vegetación no refleja la luz, por lo que se deberán colocar varias luminarias de manera estratégica para poder abarcar el mayor espacio posible.

-Es mejor utilizar luces blancas, evitar en la medida de lo posible alumbrar con colores los caminos, y dejar ese tipo de luces para las fuentes o espacios decorativos del parque, pues estas pueden confundir a los transeúntes, la luz blanca en cambio, ayuda a reconocer mejor los colores y los rostros de las personas que se encuentran dentro de este lugar. Un rostro es reconocible a una distancia de 4 metros, por lo que las luminarias públicas deben estar colocadas a cierta distancia para que siempre sea posible este reconocimiento.

-La intensidad de la luz es otro factor que afecta la seguridad de los parque públicos, esta no debe ser demasiado intensa, pues puede lastimar la vista de los peatones, el espectro de la luz blanca tiende a ser más fuerte que el de la luz amarilla, por lo que debe cuidarse este detalle para que cumpla su función a la perfección.

El deslumbramiento se da con  más frecuencia si no existe un buen diseño de alumbrado, es decir, si caminamos por el parque y la mayoría de este se encuentra obscuro, un sólo punto de luz nos impedirá el reconocimiento del espacio, pues nuestra vista no se ha acostumbrado a la luz, también es de suma importancia que las luminarias no se encuentren al nivel de la vista de los usuarios de los parques, pues esto más que ayudar, perjudica la noción del espacio y lastima la luz, provocando un deslumbramiento total.

La altura ideal es de menos de un metro para señalizar el mobiliario y los señalamientos, y de más de tres metros para permitir que el rango de iluminación sea el adecuado para iluminar los caminos y zonas muertas y no afectar la vista de los peatones. Los parques son centros de convivencia que deben mantenerse en perfecto estado, la iluminación como vimos en este post es de suma importancia, pues de ella depende la seguridad de quienes deciden caminar por estos lugares de noche.

El alumbrado público también tiene una función estética, y en los parques es en donde esta cualidad se aprovecha mejor, pues se puede jugar con la combinación de colores, la profundidad de los espacios, las tonalidades y las alturas, además de dotar de mayor belleza las fuentes, mobiliario, y esculturas que dentro de este se encuentren.

En Supra Desarrollos tenemos siempre lo mejor en alumbrado público para que puedas realizar cualquier proyecto de iluminación que tengas en mente, te invitamos a seguir navegando por nuestro sitio, pues estamos seguros que encontrarás  información útil y amena. Si tienes más preguntas sobre los productos y servicios que manejamos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, estamos encantados de poder ayudarte.